Menu
Publicidad horizontal
Internacionales

Narcotraficantes brasileños "compran" a la policía paraguaya, dice PF

Una organización de tráfico internacional de drogas que involucra a los hermanos Martins y al clan Mota pagó sobornos a policías de la Senad en Paraguay según el portal de noticias correiodoestado.com.br.

Por Territorio Frontera

03/07/2024 as 20:03 | Actualizado el 15/07/2024 as 15:22

Mansión de uno de los hermanos Martins, en el residencial Porto Madero, barrio cerrado en Dourados. - correiodoestado.com.br.

Mansión de uno de los hermanos Martins, en el residencial Porto Madero, barrio cerrado en Dourados. (Foto: correiodoestado.com.br.)

Las investigaciones de la Policía Federal realizadas en el marco de la Operación Prime, que destapó toda la trama de narcotráfico internacional que involucra a los hermanos Martins, capos de la droga que operaban desde Dourados en asociación con otro grupo que opera en la frontera entre Brasil y Paraguay, el clan Mota. , encabezado por el prófugo Antônio Joaquim Mendes Gonçalves da Mota— indican que los mega cargamentos de cocaína tienen su base en el país vecino porque los policías paraguayos son “comprados” por el traficante.

En una de las conversaciones de Valter Ulisses Martins, de 27 años, quien junto a su hermano, Marcel Martins Silva, dirigían la trama desde las mansiones donde viven en Dourados, las autoridades federales identificaron una conversación con un miembro de la pandilla, en la que afirma haber tenido un “problema con la policía paraguaya” y que tuvo que llegar a un acuerdo de 300.000 dólares estadounidenses (1,67 millones de reales al tipo de cambio actual) con la policía paraguaya.

“Tuve que arreglar con la policía (...) pero eso no fue todo (...) Tuve que arreglar por 300 mil dólares”, indica la conversación interceptada por la Policía Federal durante la Operación Prime.

En otra parte de la operación que tenía como objetivo a los hermanos Martins y también al clan Mota, el propio Valter Martins dice que tenía que llegar a otro acuerdo. Esta vez es más específico e identifica a la Secretaría Nacional Antidrogas de la Policía Nacional de Paraguay (Senad) como el objetivo de la negociación.

“Valter menciona haber hecho un posible acuerdo con la Senad de Paraguay, en el caso de una posible referencia al pago de sobornos”.

DROGAS EN PERÚ:

Fue en esos mismos diálogos, en los que los federales encontraron menciones al pago de sobornos a policías paraguayos, que se identificó el modo de operación de la pandilla. La mayor parte de la cocaína vendida en el mercado interno brasileño, o incluso exportada a Europa desde puertos del sur de Brasil, como Paranaguá (PR) y São Francisco do Sul (SC), proviene de Perú, y una parte también proviene de Bolivia.

Las fincas vinculadas al clan Mota y a la familia Martins en territorio paraguayo sirven como almacén de la droga, que llega por vía aérea desde países andinos sudamericanos. En uno de los tramos de la investigación, Valter, quien era considerado el operador logístico de la banda de los Hermanos Martins (su hermano Marcel era el superior), aparece negociando un cargamento de cocaína peruana para su venta en el mercado brasileño y también para su exportación.

Hay anotaciones en hojas de cálculo, según la Policía Federal, de R$ 6,7 millones relativas sólo a esta negociación, y pagos aparentes ya deducidos de R$ 4,8 millones. 

SEGUIMIENTO:

La banda de los Hermanos Martin también contaba con un sofisticado sistema de seguimiento de drogas traficadas hacia ciudades de las regiones Sur y Sudeste de Brasil.

Camionetas y camiones que traficaban cocaína desde un almacén logístico en Campo Grande, y también desde la frontera con Paraguay, en Dourados y Ponta Porã, fueron rastreados vía satélite, según demuestra la investigación de la Policía Federal contra Marcel Martins Silva, de 35 años. y Valter Ulisses Martins Silva, de 27 años, dos objetivos del operativo lanzado hace poco más de un mes.

 Marcel está en prisión y Valter está prófugo; según información obtenida de la PF, probablemente se encuentre en Paraguay, país desde donde se llevaba la droga a São Paulo, Paraná y Santa Catarina.

Un extracto de la investigación que dio lugar a la Operación Prime indica la gestión logística de la flota de camionetas y camiones que atienden el tráfico. “Parece que Valter Martins instala en los vehículos utilizados por el grupo criminal equipos de rastreo que permiten indicar la ubicación precisa, tanto en Brasil como en Paraguay”, señala la investigación. 

NEGOCIO RENTABLE:

La Policía Federal también identificó que la trata es un negocio ilícito que generaba altos ingresos a los jefes de la banda. El principal proveedor de los hermanos Martins era Antônio Joaquim Mendes Gonçalves da Mota, conocido como “Motinha” y “Dom”, quien actualmente es uno de los principales narcotraficantes en la frontera. Motinha también era el objetivo de la Operación Prime, pero había estado huyendo desde que fue objetivo de otra operación, Magnus Dominus, lanzada en 2023.

Los envíos cuestan, en promedio, según la Policía Federal, 2.700 dólares el kilogramo. Al precio del viernes (28), cada kilo de cocaína vendido por los Martin se vendió en 15.000 reales. Una carga de 240 kilogramos, como la incautada en Curitiba (que probablemente salió de Campo Grande) en 2023, le reportaría al grupo aproximadamente R$ 3,5 millones.

LOS GRANDES ESTÁN PRÓFUGO:

 Valter Ulisses Martins y Antônio Joaquim Mendes Gonçalves da Mota son dos de los jefes de la red de tráfico internacional que se encuentran prófugos. Se fugaron de la Policía Federal, quienes no ejecutaron las órdenes de aprehensión.

Del portugúes, extraído de correiodoestado.com.br.

Publicidad horizontal